Sunday, December 13, 2015

Norberto Cambiasso – Vendiendo Inglaterra por una libra (Parte 2)




Dentro de pocos días voy a publicar las famosas listas de canciones y discos que fueron lo mejor en música de este 2015 según mi criterio. Allí va a quedar bien clara la magnitud del impacto del libro de Cambiasso en mis escuchas. Pero, solo porque enlistar lo que trata Norberto se me antoja imperioso de ser nombrado tantas veces sea posible, acá me mando en un rápido name- dropping: The Action, Pärson Sound, Pussy, Mighty Baby, East of Eden, Skin Alley, Spirogyra, Simon Finn, High Tide, Roger Bunn, Fairfield Parlour, Family, Sunforest, Rainbow Ffolly. Todos son nombrados sin ningún orden en particular.

No obstante hay un más allá que no quedo en ninguna lista.

Primero quiero hablar de un hecho curioso que me gustó poder haberlo visto. En la página 160, Cambiasso cita, como nota al pie de página, las declaraciones de fan de un tal Phil Collins acerca del grupazo The Action. Esto mismo hizo exactamente cuando hablo de este grupo en el programa de Alfredo Rosso (ver post del 15 de marzo de 2015). Pero Norberto estaba considerando a Collins como el baterista de Genesis y no como a ese famoso personaje mega difícil de tragar para tantos oyentes de rock (entre los que me cuento). Por otro lado, está tan establecido, dentro de cierta crítica de rock, que a Phil Collins no hay que molestarse en considerarlo, que estamos cerca de volvernos acríticos. Yo tengo un libro en inglés sobre bandas y solistas de rock llamado Rock The Rough Guide donde Phil ni siquiera tiene entrada propia.

Quiero agradecerle a Cambiasso que me ayudó a acercarme a Yes, a Emerson, Lake & Palmer y a Edgar Broughton Band. De estos últimos me gustó mucho una canción llamada “Madhatter”. De Yes pude encontrarme con “We have heaven”, que a mí me suena familiar a Animal Collective. “Starship Tropper” tiene, entre 4:15 y 5:02 minutos, un momento mágico de voces y música que me emocionó un montón. Lo mismo con “Perpetual Change” desde el minuto 7:28 hasta el final. De E, L&P rescato “Take a pebble”, un temazo que de algún modo misterioso me recuerda a Astor Piazzolla. Otra gran canción de ellos es “Still… you turn me on”.

Acerca de Pink Floyd, no estoy de acuerdo con lo que escribió sobre “Remember a day” y “Alan’s Psychedelic Breakfast”. Pero sí me gustó como analizo las idas y vueltas de una banda a veces considerada genial de un modo acrítico y demagogo.

En fin, lo vuelvo a repetir. Por favor, consigan este libro fabuloso y fantástico. ¡Y por favor publiquen los dos tomos restantes!

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home