Wednesday, February 27, 2008

Con el escote lleno de flores

Me quedo un relato suelto en los cuadernos memoriosos y en estos días encontre una hermosa canción cantada en francés por un grupo inglés de principios de los ´80s.
Otra vez encontré una relación entre esta historia y la música.
Disfruten y comenten!

Llevaba tres meses encontrando señales de la marea que me mareo en todas las pestañas que ví, en todos los tacos altos haciendo música por la ciudad. Y una tarde yo te ví recostada contra el marco de la ventana, luego la cerraste y más tarde saliste saltando de alegría a llevar cerezas rojisimas como corazones hacia alguna parte. Yo paseaba montado en mi mastodonte, anotaba los últimos registros (la altura donde se ubica la luna, el número de la calesita y su exacta ubicación) en cuadernos que me regaló mi hermano, el mago. Me escondí detrás de un espejo pero no te detuviste a mirarte. Yo salí a buscarte sin moverme de la silla, sin saber si había amor en ese cuenco. Y ví muchachos viejos llorandole al ocaso y cantando, emocionados, baladas con gusto a caramelo mientras pedaleaban sus bicicletas embarradas. Te pusiste un sombrero que yo deje olvidado en el camino. Te pusiste a bailar sola en un cuarto lleno de arboles, había un montón de ardillas que se detenían a mirarte jugar y después seguían su camino para tomar el tren. Había un manojo de hojas azuladas donde el escritor repetía, como un mantra: ¿Como hago para olvidarla? Junto al jarrón había menta, boletos para pasear. Junto al jarrón se quedo tu mirada. Te sacaste lenta y delicadamente los guantes y luego abriste y leíste una carta que te escribió el deseo. Después levantaste la cabeza porque un ruido captó tu atención, es el rumor del otoño cuando aparece con su dulce timidez. Luego te calzaste y te pusiste a soñar, enamorada, con un puerto donde amarran todos los abrazos de la mañana.
Canción: Ludus – Nue au Soleil

Labels:

Monday, February 25, 2008

La Garza y El Flamenco

El flamenco se reencontró con la garza después de un par de años sin verla. Y vió que seguía hermosa como siempre. Como son las cosas, la garza está aquí y luego no está y el flamenco se impacienta. “Y, seguro juega conmigo, como todas” dice el presumido mientras tiñe sus plumas rosadas. Tartamudeando como porky y con la firmeza de un flan le dijo a la garza que la amaba. Pero la garza no es tonta y lo dejo colgado del teléfono. Detrás de la lejana seguridad del teléfono. Mientras tanto, el flamenco amontona cds en el sofá de su living y se masturba viendo fotos de Alison Angel. “¿Pero que gracia tiene ver estos pixeles?” se pregunta mientras no deja tranquilo su peristilo. Hoy no hay garza a la vista ni hay tu tía. El flamenco recuerda como la garza levantó vuelo con sus dos tetas enormes como lunas llenas y le dejo sus ojos para siempre. El flamenco se puso a baldear la vereda tarareando en voz baja “ella se va otra vez” y allí cerca, escondida, lo miraba la calandria.
Canción: The La’s – There She Goes

Esta es, por el momento, la última historia conectada a una canción.
Sigan en sintonía que se vienen más historias del archivo. Nos vemossss!!!

Labels:

Friday, February 22, 2008

El Tigre Triste

La tigresa le dice al triste tigre: “Dale, mi amor, vamos a darle a la matraca”, pero el tigre le contesta: “Perdoname, linda, pero mientras el capitalismo siga así...” Se queda echado, con la panza flaccida en el piso, soñando con un futuro más alentador. Más tarde sale a caminar para despejarse un poco. Las lobas lo ven pasar y se susurran la una a la otra al oido. “Pobre tigre, desde que quebro su parri-pollo anda desconsolado” dijo una, la otra le pregunta al tigre, en voz alta: “¿No te animas a ponerte un Todo por 2 pesos?” El tigre solo se encoge de hombros y sigue con su paso cansado hacia el bar. Se pide una caña y se pone a trucear con otros tristes tigres como él, mientras miran Crónica TV. El tigre mira por la ventana la vida pasar y suspira sin que nadie lo note. No le vienen buenas cartas pero es lindo contar con la companía de los muchachos. Mientras seca los vasos, el bufalo mira la pantalla y se asombra: “¡Que buen culo que tiene esa Ritó!” El otro bufalo se asoma desde la cocina para ver y le da la razón a su patrón. “¡Truco, carajo!” grita nuestro heroe, al tiempo que el sol se va por el horizonte. Mañana volvera a entibiarnos el pecho.
Canción: Scott Walker – Copenhagen

Y hoy, con la lluvia, me acordaba de la canción The War Is Over que también cantaba este genio que editó el discazo Tilt que es emocionante.
Nos vemos.

Labels:

Wednesday, February 20, 2008

El Bloody Bacalao

Yo lo conozco al bloody bacalao, con su sombrero y su paso peculiar. “Pe’ culiar te pague”, le dijo a la ramera nuestro amigo, el simpático bloody bacalao, mientras dejaba el diario de hoy en la mesita de luz. A veces es mal llevado, este pescado. Se sienta a fumar sus habanos y a leer sus recetas de cocina, pero sus platos saben agrios y se pone a rezongar: “Pero que queres si no hay sal, le dije a esta boluda” (se refería a su esposa) “que compre y no fue capaz de levantar el culo de la silla”. Y largaba más y más humo por su bocota. “Trágico, esto es trágico”, vociferaba mientras escuchaba tangos de Agustín Magaldi. Quería irse a nadar lejos para olvidar sus problemas. Llamó por telefono a Perón pero el General no se encontraba para atender sus angustias. Luego movió un poco las aletitas, se preparó un café y se puso a jugar con la Playstation. Y los negocios no andaban bien, vale decir. Murmura por lo bajo gruesas puteadas cuando se lo recuerdan. “Todo esto me pasa por casarme con una estúpida que no sabe hacer nada” termina diciendo mientras se le caen las escamas de tantos nervios.
Canción: Sex Pistols – No feelings

Otro cuentito más de la serie de narraciones con canciones.
Pronto se vienen dos más.
See you later, aligatorrrr!!!!!

Labels:

Monday, February 18, 2008

Tres Cocineros

Seguimos revolviendo en los arcones del olvido.
El asunto es el siguiente: escucho una canción y me inspira una historia con un humor similar al que suena desde los parlantes del estereo. O sea traducir sonidos en sensibilidades. Otra manera de contarte porque me gusta la música que me gusta. Acá va la primer historia.

Eran tres los cocineros que tenían un programa de radio, dos hombres y un gorila. El programa se llamaba “La magia en su cocina” e iba los domingos de 13 a 15 hs por una FM barrial de Burzaco. El programa tenía sus momentos, la gente llamaba para pedir recetas y secretos gastronómicos, los elogiaban por sus apropiados comentarios. Los problemas llegaron el día que faltó el operador y el gorila ocupó su lugar, sin el consentimiento de los hombres, que se miraban el uno al otro desconcertados. “La culpa es tuya”, dijo el más bajito, “porque siempre le das manija”. “Pero, admitamoslo”, dijo el bigotudo, “él trajo las mejores recetas”. Del otro lado del vidrio, el gorila bailaba de contento y les preguntaba: “¿Todo bien, muchachos?” “¿Sabes algo de eso, vos?”, le pregunto el bajito, apurandolo. “¡Pero claro, hombre, no os preocupeis!”, dijo, imitando a un gallego, el gorila para aflojar la tensión. Y, sin más, tomó los controles. El programa salió bien. La FM, con sus propios quilombos, cerró al poco tiempo por quiebre. El gorila volvió a su hábito de pesca en la laguna de Lobos. Sentado en su bote sueña con su regreso, por ahí, a algún programa de cable.
Canción: Frank Zappa – Any way the wind blows

Ojala lo hayan disfrutado, amiguitosssss!!!!!!

Labels:

Friday, February 15, 2008

El padre de Damacio

Revisando en las cajas y cajitas en donde guardo las cuadernos con las cosas que se me van ocurriendo encontre unos relatos que tenía olvidados y me pareció que ya era hora de publicarlos en alguna parte. Acá paso a postear uno de ellos. Ojala les guste.

Una vez alguien le pregunto al padre de Damacio sobre este y él contestó, sin querer: “Él es quien abre las cortinas de la cocina por las mañanas llenando la casa de luz”. El padre de Damacio sentía esa poderosa luz temprana de las pampas como otra caricia, como otro abrigo casi imprescindible. Poco después se levantaba a leer el diario lleno de noticias insipidas tomando mates dulces. Con sus manos gruesas, enormes, construyó casas donde la gente vive la propia construcción de su templanza. Pero no siempre, a veces se pierden en su pereza, se desvanecen en su demora. Pero el padre de Damacio poco sabe de esto y finge no saber de nada en especial. Su memoria vaga en el pasado, ese olor a madera nueva de los juguetes de la siesta. Un niño hermoso maltratado por un monstruo. Un cabecita negra noble acariciando las piernas de niñas que trabajaban de cabaruteras. Un pobre tipo intoxicado por la brutalidad de las obras en construcción, ese agrio humo, vino con gusto feo y sudor. Un celebre chaqueño quietecito en el rinconcito que le dieron, sin molestar a los demás, que no se molestó en hacerse de palabras brillantes y el conmovedor brillo de sus ojos se embarró de torpezas, pero, oh, si el viento de su llanto te atrapa, sabrás lo que sienten los genios navegando en nubes delicadas de amor. La fuerza del que hizo todo sin avisarle a nadie. Todos esos dolores inconfesos, los sueños llenos de chamames tristes, la mirada constante de un hombre que hubiera querido ser libre como vos, como yo, pero no escribió poemas o canciones o películas al respecto. Un señor simple que Damacio no entendió ni entiende pero cuando Damacio revisa las líneas calientes, cándidas, de sus reflexiones, él, al fin, puede ver a su padre tan claro y oscuro como su propio ser. Grandes debilidades, pequeñas hazañas. Tanto por contar y ni una forma de decirlo. Si deseas ser sincero tenes que gritar con la boca llena de silencio. Y eso, solo el padre de Damacio sabe hacerlo.

Proximamente más relatos de ayer mientras veo que se me ocurre hoy, mientras espero el inicio de las clases en el Profesorado. Saludos!!

Friday, February 08, 2008

Animal Collective - Ustedes pusieron mis sueños en vuestras canciones

Escribir sobre Animal Collective no es tarea fácil. Para alivianar la carga me mando primero con datos biográficos. Son de New York, USA, editaron su primer disco en el 2000 y el más reciente en el 2007. En la actualidad son un cuarteto, mañana nunca se sabe. Ellos son Avey Tare, Panda Bear, Geologist y Deakin. Son un colectivo y no un grupo pues los miembros van y vienen entre Animal Collective y numerosos proyectos paralelos.
Me estoy tomando el trabajo de escribir este post porque me gustan mucho sus discos. Además todavía no leí una nota acerca de ellos que abarque todo este período. Y en ocasiones tuve que leer por ahí algunos comentarios que desmerecían el trabajo brillante de este colectivo.
Pero antes de pasar a los discos, un poco de sinceridad. Uno mejor entiende un disco cuando tiene más tiempo para escucharlo. Para añadir, cabe señalar que el paso de los años le da a cada objeto una dimensión más precisa con respecto a todo lo demás. Estas cuestiones acerca del tiempo explican porque paso a escribir mi cronología acerca de los discos de Animal Collective. No los escuche desde que empezaron y quizas no los escuche lo suficiente. A mi me gustaría que los criticos musicales hagan estas salvedades al momento de emitir opiniones, de ese modo sabríamos interpretar mejor elogios y aprobios.

Mi vida con Animal Collective

9/4/04: una canción “Someday I’ll grow to be as tall as the giant” en el cd de la revista Trax Nº 3 (diciembre del 20003 en España)
5/8/05: Sung Tongs
28/12/06: Feels
19/4/07: Hollinndagain
9/8/07: Panda Bear – Person Pitch
2/11/07: Strawberry Jam
28/12/07: Spirit They’re Gone, Spirit They’ve Vanished/Danse Manatee (Reedición del 2003)
11/1/08: Campfire Songs
11/1/08: Here Comes the Indian

Ellos lo llaman bosque, yo lo llamo hogar

En el 2000 Avey Tare iba a editar Spirit They’re Gone, Spirit They’ve Vanished bajo su nombre, un alias en realidad. Pero Panda Bear tocó la percusión de manera exquisita y Avey decidió que el disco era de ambos por igual. Recién se llamaron Animal Collective para el año 2003 y la edición de Here Comes the Indian. Del 2000 al 2002 los participantes eran mencionados como interpretes en cada disco.
Este disco fue una sorpresa para mí, es mucho más accesible de lo que esperaba. No tan experimental y más cancionero. Es el disco de más larga duración de su carrera hasta el momento. Avey Tare está a cargo de la guitarra acústica, piano, voz, sintetizadores y cintas manipuladas. Panda Bear de la “percusión perfecta”. Datos de la Wikipedia: las canciones son casi todas del período 97-99 y son de Avey Tare, con excepción de “Penny Dreadfuls” la cual Avey Tare compuso cuando tenía 16 años. ¡Cuanta hermosa psicodelia hay en este disco! Inclusive Panda Bear elige tocar la batería con escobillas a modo de homenaje a discos tales como Ocean Rain de Echo & The Bunnymen y Forever Changes de Love. El piano del track 3 (sin título) conviviendo con el ruido es particularmente bello. Mis temas favoritos de este disco son “Bat You’ll Fly”, “April and the Phantom”, “La Rapet”, “Chocolate Girl”, “Penny Dreadfuls” y su piano delicado al final y los casi trece minutos del tema que cierra el disco “Alvin Row” con sus referencias a Bowie y ese piano de canción de cuna. Los Animal Collective retomaron algo de ese deleite pop en Sung Tongs años después. Spirit They’re Gone... es uno de mis discos favoritos de esta agrupación.

Un lenguaje del extrañamiento

Danse Manatee fue reeditado junto al primer disco en el 2003 pero fue publicado originalmente en el 2001. Al duo de Avey Tare y Panda Bear se sumó Geologist y con él llegó una reorganización sonora. De repente la accesibilidad pop del año anterior se retiró y en su lugar llegó un tribalismo electroacústico. Un nuevo miembro con nuevas perplejidades pero aun los sueños de los niños en el bosque tocando canciones persisten. Las fábulas encontraron nuevos lugares por donde ir a pasear. Para poder describir estos nuevos lugares necesitamos un lenguaje del extrañamiento, un código de comunicación que desconfíe de las certezas inmutables y este cerca de los ojos muy abiertos de alguien maravillado. La belleza es siempre la misma, es esa magia del alma que tiembla. Para “Meet the Light Child” los chicos se aparecen en escena luego de jugar a las escondidas. También hay algo de Faust, y del kraut rock en general, dando vueltas por ahí. Para el tema “Ahhh Good Country” de más de ocho minutos, el espíritu de los sixties del sello ESP-Disk parece hacerse presente. Aquí está lo fascinante de Animal Collective: no hay carrera en el sentido evolucionista, o sea, no hay primeros discos flojos para alcanzar un mejoramiento en los posteriores discos ni tampoco la pérdida de la frescura e innovación de las primeras entregas en las sucesivas ediciones. Nada de eso. Animal Collective encara cada disco como una exhibición del estado de las cosas por esos tiempos. Puede que te gusten algunos discos, tal vez ninguno, y aunque en todos hay un hilo conductor que los une, cada disco es una pieza de arte única, un logro con un sabor característico.

Mi querido alienígena

Segun dicen los Animal Collective en vivo son cosa seria. En Hollinndagain el mismo trío de Danse Manatee aparece improvisando composiciones delante de un público que imagino extrañado ante el espectáculo. Ojala algun día vengan a Argentina, mientras podemos ir degustando este registro que originalmente salió en vinilo en una tirada de 300 copias en el 2002, segun dicen cada copia tenía un arte de tapa hecha a mano única. Para la reedición en CD y vinilo del 2006 hubo un solo arte de tapa para todas las ediciones.
En esta ocasión las largas composiciones del colectivo son aun más alucinadas, por momentos me recuerdan a Chrome, aquel olvidado grupo de extraterrestres de fines de los ‘70s. Música en trance extraplanetario, atisbos de la experimentación a la que se dedican en vivo que convierte a cada recital en un acontecimiento, inclusive se comenta que aun hoy, ya más volcados a las canciones, les gusta desarreglar sus canciones conocidas o presentar nuevas composiciones, tal vez realizadas (o reinterpretadas) delante de la gente. O sea que escuchando los discos entendemos la mitad del asunto, la otra mitad pasa allá, muy lejos de casa. Bueno también me recuerda a los Reynolds (y a ellos si los ví en vivo) y la conexión fue admitida en un reportaje que les hicieron los de la revista Trax de España. Reiteraciones hipnóticas de violencia contenida para luego pasar al rumor que inquieta.

Un día en la vida de Animal Collective

Para el disco Campfire Songs (2003) aparece en escena Deakin tocando junto a Avey Tare y Panda Bear. Geologist andaba por ahí, apretando play en unos reproductores. Las cinco canciones de este álbum fueron grabadas “en vivo” en una sola toma, “en vivo” significa los tres miembros de la banda tocando juntos y varios micrófonos estrategicamente ubicados grabandolos. Luego grabaron sonido ambeintal de los alrededores y lo agregaron en la mezcla. Una grabación casera que intenta capturar la calidez de las canciones de fogón, el estado de ánimo de un día en particular. La presencia de la lluvia sonando de fondo me da sueño y ganas de que llueva en esta tarde calurosa. Guitarras acústicas rasgadas como cascadas breves y mucho silencio. “De Soto de Son” es mi canción favorita de este disco.

Una tribu electrónica

Ya venían siendo una tribu electrónica desde Danse Manatee pero a partir de aquí comienzan a volverse renombrados por la crítica, pasan a llamarse Animal Collective y pasan a formar un cuarteto. Es el año 2003 y ese fue el año Animal Collective. Sale Here Comes the Indian (el disco en cuestión de este párrafo) se reeditan los dos primeros discos y también editan Campfire Songs. Ya supieron estar involucrados en los proyectos de Arto Lindsay, David Grubbs, además de proyectos paralelos con miembros de Black Dice y múm. Por esas cosas de la vida mi copia no tiene dos canciones “Two Sails on a Sound” y “Too Soon” por tener repetidos los temas “Native Belle” y “Infant Dressing Table”, por lo tanto voy a ser aun más impreciso en mis opiniones sobre lo que se escucha por aquí. Leí en algún blog famoso (bueh, el de Simon Reynolds) que el sonido de este disco es una cruza de This Heat con Incredible String Band más The Godz. A estos últimos aun no los escuche. Por lo demás puedo estar de acuerdo. De las siete canciones escuche cinco y estoy un poco desorientado. Pero ahora suena “Infant Dressing Table” y me gusta mucho. “Hey Light” es poderosa también. El cuelgue psicodélico sigue pero ahora es más asimilable. Parece que el aire somnoliento de los discos anteriores se vio interrumpido levemente por bramidos y golpes de la selva le dan otro color al calmo bosque.

El día que te conocí/Dada estuvo aquí
Sung Tongs: puesto nº 5 en los 50 mejores discos del 2004 según la revista WIRE.
“Me gustan Regina Spektor, Devendra Banhart y Animal Collective, sobre todo el disco Sung Tongs, que es como si tuviera toda una parte oculta de mí que yo nunca me hubiera atrevido a mostrar. Cuando escuché ese disco lo odié...Ahí están todas las boludeces que hacemos con Franov y nunca grabamos (...)Ese disco me ayudó a liberarme un poco más...(Juana Molina, entrevistada por Oscar Jalil y Nicolas Miguelez – Los Inrokuptibles Septiembre 2005 Nº 95)
Sung Tongs fue el primer disco entero que escuche de Animal Collective y es uno de mis favoritos, el que comenzó la tríada Sung Tongs-Feels-Strawberry Jam o sea los discos pop de un grupo de buceadores de la música. Es en realidad un disco de Avey Tare y Panda Bear (tal cual el primero) y hay mucho sonido acústico y percusiones.El comienzo inmejorable de “Leaf House”, las caricias tiernas de las guitarras acústicas de “The Softest Voice”. La belleza festiva de “Winter’s Love” y “Who Could Win a Rabbit”. El cuelgue maravilloso de los doce minutos y medio de “Visiting Friends”. La tontera vocal de “Whaddit I Done” me recuerda a un experimento vocal de Neu!, creo que del primer disco. Los Beach Boys de “College” ¿Ruralismo post-industrial? ¿La vuelta a la naturaleza pregonada con tecnología? Contradicciones y belleza. Un álbum exquisito. Empiezen por aquí, novatos!!!

Animal Collective’s Love Record (just like me!)

Feels: puesto nº 3 en los 50 mejores discos del 2005 según la revista WIRE.
Participa la esposa de Avey Tare, Kristin Anna Voltysdottir (ex múm) y Eyvind Kang, además de los cuatro magníficos. Ellos se decidieron a grabar un disco llenos de canciones de amor para el mismo momento en que yo me decidí a armar una recopilación de 60 canciones de amor en 3 cds para Guadalupe (no lo supo, no lo sabe, quizas nunca lo sepa). ¡Estabamos todos enamorados! ¡Y lo seguimos estando! Es un enigma como lo que suena en “Daffy Duck”, es una marcha como en “Grass”, es la batucada de “Turn into Something” con ese final con gustito My Bloody Valentine. Es la travesura de los chicos riendo al comienzo de “Did you see the words”. El apuro rítmico de “The Purple Bottle”...todo eso es el AMOR y mucho más. Otro discazo.
Nota al pie: este álbum fue grabado por Scott Colburn quien supo trabajar con Sun City Girls.

El sol en la cocina

Strawberry Jam es el disco más reciente de Animal Collective. Fue editado el 10 de septiembre del 2007. Todavía no accedí a las listas de lo mejor del 2007 de Wire y Rock de Lux, pero en esta última si figura y probablemente en uno de los tres primeros puestos junto a Panda Bear y Burial. Igualmente no importa. Es otro gran disco por derecho propio, no hace falta que alguien venga a decirmelo (la arrogancia bien entendida empieza por casa!). Están los cuatro presentes haciendo canciones presentadas previamente en vivo durante el período ’05-’06. Mis favoritos: “Peacebone”, “For Reverend Green”, el teclado progresivo de “#1”, “Winter Wonder Land” con sus aires de canción pop japonesa y “Derek” que, como bien señalan por ahí, es el eslabón que une Strawberry Jam con Person Pitch, el tercer disco solista de Panda Bear.

Apendice

Person Pitch es el único disco de Panda Bear que escuche, los otros dos aun no los tengo. Es, además, el único disco de algun proyecto paralelo de Animal Collective que escuche. Aca el sol en la cocina presente en Strawberry Jam sigue presente y nos está quemando. Es el verano y estamos en la playa con los Beach Boys, cantando mantras hipnóticas y bailando y fumando hierbas. Estamos en una alfombra multicolor psicodélica, esa que siempre tienen los Animal Collective pero esta vez el ánimo es de fiesta a la luz y a la bondad de la tierra. Siete canciones en 45 minutos y otra obra maestra.
No quiero olvidarme de mencionar que los Animal Collective participaron en el regreso de Vashti Banyan, cuyo disco Just Another Diamond Day de 1970 es una exquisitez folk que tengo el privilegio de escuchar.

Para concluir

En gran parte de las cosas que leí ultimamente se dejaba entrever un ánimo pesimista. Gente que dice que el final de la música creativa está llegando, gente que baja demasiada música y no tiene el tiempo para escucharla e interpretarla y solo lanzan un lacónico “no me gusta” ante lo que lleva un tiempo comprender. Gente que necesita el bálsamo de la música para calmar tanta desesperanza, gente perdida y sola que sienten que los creadores están perdidos. Hoy no estoy inclinado a compartir tales opiniones pero los entiendo. Si al final yo soy ellos, yo soy ustedes!! Puede que hoy no sean los buenos tiempos pero ayer la cosa no andaba mejor. Y el futuro solo puede adivinarse. Pero te cuento que hoy hay unos pibes en New York haciendo la música de los milagros. Que aunque no se note somos varios los que soñamos con el mundo mejor que nuestros ideales prometen. Que nuestro desaliento es el mejor aliado de la paulatina cosificación del mundo. Que nuestra rabiosa y melancólica alegría nos va a llevar a algun lugar más habitable. Y de no ser así, igual moriremos con toda la boca llena de risa y canción, con la dulce espuma de nuestros días, mi amor, chorreando de la cabeza música y los alientos de nuestras soledades. Hora de salir a jugar!!!

Labels: